Aprendizaje Autorregulado

Habilidades de supervivencia del Siglo XXI

 
CRITERIOS DE ÉXITO

El Dr. Robert Bjork y sus colegas identificaron un grupo de cuatro criterios esenciales para que un estudiante logre el aprendizaje auto-regulado:

(a) Comprender los aspectos fundamentales de la estructura funcional que caracteriza el aprendizaje y la memoria humana.

(b) Conocer las actividades y técnicas que mejoran el almacenamiento y la posterior recuperación de la información, así como los procedimientos que se van a aprender

(c) Saber cómo supervisar el desarrollo del aprendizaje y, en consecuencia, controlar las actividades de aprendizaje, y

(d) Comprender los prejuicios que pueden afectar los criterios para determinar si se ha logrado alcanzar un aprendizaje que sirva de apoyo para el recuerdo y la transferencia.

Importante

Si las escuelas se encargan de educar a sus estudiantes para que puedan tener éxito en sus carreras, entonces enseñar a sus estudiantes a aprender es de suma importancia. Los estudiantes que se gradúan de la escuela sin saber cómo aprenden y sin que se les enseñen explícitamente los principios científicos en los que se basa el éxito en el aprendizaje, son responsables de mala práctica educativa. Sabemos que los estudiantes deben volverse aprendices autónomos e independientes para poder competir en un mundo laboral que cambia rápidamente y que se fundamenta en el conocimiento.

> 5 %

Los investigadores estiman que a menos de 1 de cada 20 niños/as se les enseña explícitamente cómo aprender de manera eficiente mientras están en la escuela. Del mismo modo, la mayoría de los/as profesores no están formados en la ciencia del aprendizaje, lo que limita su capacidad para desarrollar en los/as alumnos/as un aprendizaje autorregulado.

Descargar Resumen

Aprendizaje Autorregulado

Podría decirse que no hay habilidad más valiosa que la gestión del propio proceso de aprendizaje.

Incluso a una edad muy temprana, se pueden cultivar las habilidades de autocontrol y otras habilidades metacognitivas. Las investigaciones sugieren que la metacognición es una de las habilidades más críticas que cualquier estudiante puede poseer. A medida que los/as estudiantes adquieren un conocimiento profundo de su proceso de aprendizaje, se convierten en estudiantes autorregulados y autónomos.

Las ventajas de este aprendizaje autorregulado comienzan en el aula. Donde el/la alumno/a se moldea por su propia experiencia de aprendizaje, que se mide por su capacidad para comprender, retener y aplicar los conocimientos acumulados. Para ser un/a estudiante autorregulado, uno debe planear y monitorear activamente su aprendizaje. Esto incluye: comprender las propias fortalezas y debilidades cognitivas, juzgar bien cuándo se aprende algo y cuándo no, evaluar los esfuerzos de uno de manera continua, y reflexionar sobre los esfuerzos de uno después de completar las tareas o recibir retroalimentación.

Sin embargo, las investigaciones indican que la mayoría de nosotros somos malos jueces de nuestro propio proceso de aprendizaje. En otras palabras, no somos muy buenos para determinar cuándo estamos aprendiendo y cuándo no. Muchas veces, cuando lo que estamos haciendo no se ve productivo, pasamos a algo que sí se considera efectivo. El problema aquí es que, las estrategias que se ven eficaces a menudo no lo son, y de hecho conducen a un hábito perjudicial de confundir la "familiaridad" con el "saber". Esta idea errónea tan común, a menudo conduce a un rendimiento académico deficiente, lo que puede frustrar al alumno y arruinar su proceso de aprendizaje. De esta manera, se pone en marcha una experiencia negativa que probablemente continuará repitiéndose si no se interrumpe. Dicho de otro modo, el complejo proceso de aprendizaje está lleno de peculiaridades y, sumado a ello, nuestras creencias y actitudes se inclinan a trabajar en nuestra contra.

 

COGx & Aprendizaje Autorregulado

Si bien los programas COGx son altamente individualizados para apuntar a las habilidades necesarias para cada estudiante, el objetivo final de cada programa es desarrollar un estudiante autorregulado. Para ello, se evalúan las fortalezas y debilidades Metacognitivas y se diseña un programa para apoyar su capacidad de planificar, supervisar, controlar y evaluar su aprendizaje. Las metas son diseñadas teniendo en cuenta al estudiante, y los ejercicios pueden ser adaptados de muchas maneras para cumplir con la singularidad del estudiante--tanto para modificar una debilidad como para potenciar una fortaleza.

La autorregulación no es una habilidad mental o una habilidad de rendimiento académico; más bien es un proceso autoguiado, mediante el cual los/as estudiantes transforman sus habilidades mentales en habilidades académicas.
Barry Zimmerman

Autorregulación del aprendizaje: Habilidad de supervivencia para el siglo XXI

La escolarización tradicional a menudo prepara a los estudiantes para trabajos tradicionales que están desapareciendo rápidamente por la automatización, impulsada por los avances tecnológicos. La economía del siglo XXI requiere que los/as empleados adapten y desarrollen continuamente sus conocimientos y habilidades para los puestos de trabajo que vayan a surgir. Los nuevos conocimientos se acumulan con gran rapidez, y las industrias cambian a gran velocidad, por lo que la trayectoria educativa tradicional no puede seguirle el paso. Debido al acelerado ritmo de cambio, en un mundo laboral cada vez más globalizado y competitivo, los/as estudiantes de hoy no serán competitivos mañana si se basan en lo que aprenden en la escuela. Lo serán, en la medida en que sean capaces de aprender las habilidades que demandarán los puestos de trabajo en el futuro. El aprendizaje autorregulado es una habilidad indispensable para competir en el mundo laboral actual. Por lo tanto, las escuelas deben responder y atender adecuadamente a sus alumnos.

Solicitar información

 

Ciencia del aprendizaje exitoso:

Desarrollo Professional de Educadores

Aprenda más